domingo, 21 de octubre de 2007

Respuesta a artículo publicado en Día Siete

¡Saludos animados!

La revista Día Siete 376, correspondiente al 21 de octubre de 2007, publicó un artículo titulado "Caricaturas vs. vacas sagradas", firmado por Carolina Amezquita Pino, en el que hay diversos desaciertos en relación con la animación en el país, por lo que nos permitimos enviarles una carta de respuesta. Como dudamos muchísimo que la publiquen, la reproducimos en este espacio para la consideración de los lectores de este blog. Aquí va:


Señor Director:

Leímos con mucho interés el artículo titulado "Caricaturas vs. vacas sagradas" de su colaboradora Carolina Amezquita Pino, publicado en Día Siete 376 y nos permitimos hacer las siguientes observaciones:

Si bien es cierto que el texto mencionado intenta un acercamiento al desarrollo histórico y, en especial, a la situación actual del cine de animación en México, la autora del mismo comete algunos desaciertos que a continuación le señalamos.
En primer lugar, el propio título del artículo resulta bastante desafortunado. "Caricaturas vs. vacas gordas" no tiene prácticamente ninguna relación con el contenido, además de que, si bien "Caricaturas" es el término más usado para referirse a los dibujos animados, éste es erróneo. Caricatura es un género periodístico en el que, por medio de un dibujo fijo, el caricaturista hace mofa de personajes o situaciones sociales reales, mientras que la animación es el arte de dar movimiento a dibujos y diseños que originalmente no lo tienen.
Por otro lado, en la página 52, la autora hace el recuento de los largometrajes animados mexicanos producidos desde 1976 y hasta 1987. En su breve lista, comete varios errores:
* Los Tres Reyes Magos sí fue dirigida por Fernando Ruiz, pero no codirigida por "Adolfo López Portillo", sino por Adolfo Torres Portillo (quien ya en la realidad poco dirigió, pero en fin...).
* Los Supersabios, aunque siempre se ha señalado que fue dirigida por Anuar Badín y de manera oficial así debe hacerse porque en los créditos de la cinta él aparece como director, la realidad es que la película fue dirigida por los hermanos Ángel y César Cantón. No hubiera estado mal que su colaboradora se informase al respecto y ayudara a tumbar de una vez el mito para darle honor a quien honor merece.
* Es muy grave poner como películas mexicanas a Katy la oruga y Katy, Kiki y Koko, pues si bien es cierto que fueron producidas por Carlos Amador (y no sólo por él, también por Televisa y Silvia Roche), ambos largometrajes fueron realizados en España por los estudios Moro (también, por cierto, responsables del emblemático Cantinflashow). La señora Amezquita sólo se refiere a este hecho en relación con la primera cinta y con las palabras "realizada por un equipo español", con lo que se da la connotación de que no fue un estudio formal quien la hizo, sino sólo un grupo de animadores españoles.
* Finalmente, al referirse a Las aventuras de Oliver Twist, de Fernando Ruiz, la autora afirma que fue animada por computadora, lo cual es un dato completamente apócrifo. Para 1987, la animación por computadora daba sus primeros pasos en el mundo (cfr. The Great Mouse Detective, 1986, de los Estudios Disney, donde por primera vez se combinaba la animación tradicional con la computarizada) y era imposible que en México ya se contase con la tecnología para realizar todo un largometraje con esta técnica. Por cierto, tenemos la fortuna de conocer personalmente al señor Fernando Ruiz y a varios miembros del equipo que trabajó en esa y otras de sus producciones y ninguno de ellos nos ha comentado que se hubiese usado la computadora para esta película.

En otra parte del artículo (página 51), la señora Amezquita menciona al señor Carlos Sandoval Bennett como "otro pilar del género" y sí, tiene toda la razón, don Carlos Sandoval debe ser considerado no sólo como tal, sino como el verdadero impulsor y pionero de la animación en el país. Lo que olvidó asentar su colaboradora, porque seguramente no lo sabe, es que el señor Sandoval falleció hace dos años, en 2005, y NINGÚN medio de comunicación en el país (incluyendo a Día Siete) dedicó una sola línea en homenaje, recuerdo o simplemente para informar de la triste noticia y esto se debe a que a los medios sólo les interesa hablar de animación en el país cuando parece empezar a convertirse en negocio (incluyendo a Día Siete).

Esperamos que estas aclaraciones sean útiles (aunque dudamos que las publiquen) porque no se vale acordarse de que hay animación en México sólo cuando hay esporádicos renacimientos de este arte. Ojalá, de veras, ahora sí se anime la desangelada industria nacional.

Atentamente
Lic. María Celeste Vargas Martínez
Lic. Daniel Lara Sánchez
Investigadores e historiadores de la Animación en México y en el mundo

2 comentarios:

  1. Bravo!!!!!!!

    Me gustan sus tan acertados y agudos comentarios sobre la Animacion en Mexico y la veracidad en sus puntos d vista. Soy su fiel admirador, ya q, gente q sepa d Animacion mexicana y q ademas defienda con argumentos muy solidos, este Arte, se pueden contar con los dedos d una mano y nos sobrarian. Felicidades!!!!

    AAAAAAhhhh y besos para Celete...mua, mua, mua

    ResponderEliminar